jueves, 15 de mayo de 2014

El barrabrava.


 El derrape es una constante de mi vida. Soy la versión humana del foco de luz, en verano, para los mosquitos.
 Allá por el año pasado, un estado de borrachera me ha llevado a conocer a un Sr. Barrabrava. Las NO luces y el efecto del fernet me llevaron a pensar a que hablaba bien y, sobre todo, que era lindo. 
 Cheta (en mambo despechada) no fue ni lerda ni perezosa: acepto la solicitud de amistad al día siguiente.
 Pasando las charlas comencé a notar algunas cosas extrañas: un fanatismo MUY MUY MUY extremo por un cuadro, una persecución tecnológica y unas proposiciones bastantes raras, teniendo en cuenta que solo nos habíamos visto UNA VEZ.
 El día de nuestro cruce fue el día que yo conocí la vergüenza: Sr. Barrabrava tenia un GRAVE problema en su habla, se subió al escenario del lugar y corrió sobre este (estando la banda que tocaría luego detrás del telón) CON LOS BRAZOS EN ALTO, se dedicó exhaustivamente a "cruzarme" por el pequeño bar (solo para ubicar: hablamos de una casona con dos habitaciones y un patio/pasillo). Obviamente, que después de tanta locura, lo atrape cuando me iba a "cruzar". Esa noche le faltó decirme "Te amo" para ser lo mas denigrantemente cursi que un hombre puede ser.
 Si, fue la peor decisión de mi vida. EL DESPECHO NO SIRVE !
 Al otro día, él se había puesto de novio conmigo y yo estaba comprado una parcela en el cementerio de la ciudad: 
 De mas está decir, que su presencia estaba en todo tipo de red social que me contenga, o mi celular NUNCA sonó tanto como esos tiempos.Digamos que para ser tan punk, la tenia MUY clara con la tecnología (y el rastreo). 
 Empece a ser el monosílabo que todo hombre quiere en su vida: "ok" "bien" "no" "estoy ocupada" "suerte" "no hay problema". Yo admiro muchas veces la capacidad de imaginación del Sr : armarse una historia de amor, el casamiento y la luna de miel a base de NADA (LA NADA DE LA NADA), merece MÍNIMO un corto.
 Un viernes de salidas sin rumbo, cuando a las 5 de la mañana mis amigas partían hacia sus "nidos de amor", no encontré otro pez muerto en la zona para mandarle un mensaje. LO PEOR FUE QUE PICO, me espero y me buscó. 
 Camino hacia su casa, comencé a sentirle olor raro y a darme cuenta que sus pocas palabras eran totalmente incoherentes (podría decir que menos coherente que la de niños de 2 años). Llegamos a su departamento, nos fuimos a su pieza, me empezó a besar y yo ... le dije que me quería ir. Si, así de sencillo : "no puedo estar con vos, no me gustas, todavía sigo enamorada de mi ex (bla bla bla)". Se levantó, me acompañó hasta abajo y me cerró la puerta en la cara. Gente: SALÍ CON TAL SONRISA, comparada a la de haberme ganado un asado completo con 10 cajones de cervezas.
 Desde aquel momento, hasta casi final de año que lo elimine del celular, noche tras noche me dedique a recibir unas palabras de amor, unas palabras de odio y unas palabras de flaco pajero.
 La fe es lo ultimo que se pierde, ¿no?. 
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada